La Soledad … esa amiga


tressoceancity_thumb[4]
Fotografía de Arthur Tress – Saliendo de mí
06 mayo 2015

Pedro es ese amigo “filosofista” que todos tenemos y que, a pesar de sus inacabables discursos, su  complejidad verbal y de pensamiento, y su apariencia de pintor fracasado, acaba llevándote a su paisaje, a sus angustias,  a su moral … a su bosque …
 
“Verás, Enrique,  cada vez me gusta menos salir con gente … me aburren. Salgo, claro, me llevan a comer sardinas a Urbanova, un arroçet en La Playa de Casa Domingo, o a terminar la noche en Orihuela de pagacopas a no sé cuantas bolivianas y a cualquier bielorrusa, lo sé,  lo saben todos, pero mis mejores momentos son los que paso en soledad. Me siento en cualquier taberna del Puerto y me pongo a beber mientras escribo, mientras sueño y mientras me olvido de que lo que me queda puede que no sea mejor. Vivir cada momento conmigo es algo que no he hecho mucho o nada. Me encanta saber que cada segundo que vivo es  mejor que el siguiente, que cada cosa que hoy no haga ya no la haré hoy … mañana esta muy lejos … hoy vivo conmigo y me disfruto … disfruto conmigo y con mi soledad … me encanta veros, claro, pero me gusto más,  mucho más, cuando estoy conmigo, con cada segundo de mi tiempo y con cada abrazo que puedo darle a mi deseada soledad y a los que viven con ella; a mi mar, a mis tabernas, a mis libros, al techo sin pintar de mi habitación,  al polvo de mi revistas antiguas, a mi lápiz de carbón,  a mi antiguo ordenador, a esos bodegones que me regaló Mauri, a mis fotos familiares, a todo eso que siempre estuvo conmigo y que siempre olvidé  … Enrique … vivir, solo vivir … vivir solo … vivir.”
 
Pedro se marchó … nos dimos un abrazo cómo si fuera a ser el último  … Pedro marchó  … y una parte de mí se fue con él y su complejidad.
 
Enviado desde mi Note 4
 
 
 Enrique Tarragó Freixes  –  (etf-etc-etl)

 Esta bloguería se publica, a la vez, en: http://bit.ly/1tVhOPd  (Página de enlaces)
 

 

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

Peligros … Hospitales e Hipercentros


Fotografía de Fred Boissonnas – Rutinas
 
05 mayo 2015
 
Hay días que las actividades son, ciertamente, peligrosas e inútilmente evitables. Para ir al Hospital a que te hagan pruebas debieran anestesiarte pero desde casa y llevarte y traerte en un Niná-niná-niná sin que te enteraras de nada. Parece ser que eso no está en ningún programa electoral de partido alguno. Nos evitaríamos la lucha por la silla … los dolores de mi vecina de asiento y la hora y media de sudorosa y angustiosa espera en una de esas hermosas salas de retorcidas tertulias … y de espera. No dan canapés,  no puedes ir al baño porque … ¿Y si te llaman?, tampoco hay cobertura para el móvil pues parece que hagan las paredes de material antiterrorista. Eso sí … cuando te llaman te da un vuelco el corazón que hasta te emocionas … y luego … como siempre se te olvida todo … hasta la próxima  … y voy tocando madera todo el camino de vuelta hasta el parking pensando que los resultados … cuanto más tarde, mejor.
 
Luego, para rematar ese ciclo de peligrosidad del día … al Carrefour, a comprar dos cosas … “cómo te queda cerca, al volver, compras esas cuatro cosas de la lista” … y el caso es que sabes, desde el mismo momento que te lo dicen, que va a haber bronca,  sabes que las cuatro cosas van a ser veinticuatro y que las veinte que No, eran de más y que ya teníamos  … y así ha sido … son peligros inevitables frente a un diablo con rabo negro que cada día se vuelve más cariñoso y … peligroso … que cuando nadie te ve, solo te propone lo prohibido* frente a las rutinas propias de cualquier edad y condición.
 
*: Jamón Jabugo, Vino añejo de la Ribera del Duero, huevo frito con patatas, pan con sobrasada, paseos al sol, cruzar semáforos en rojo, mirar colitas, bailar Rock, beber algo frío, jugar al tenis, ir en barco … , ya sabéis, cosas así, cosas muy prohibidas.
 
Enviado desde mi Note 4

 
Enrique Tarragó Freixes  –  (etf-etc-etl)

 Esta bloguería se publica, a la vez, en: http://bit.ly/1tVhOPd  (Página de enlaces)
 

 

Publicado en Uncategorized | 6 comentarios

No es solo un día …


04 mayo 2015

Me lo mandó ayer Mari … un vídeo muy corto … sin palabras

Día de la Madre … no es solo un día

 

 Enrique Tarragó Freixes  –  (etf-etc-etl)

 Esta bloguería se publica, a la vez, en: http://bit.ly/1tVhOPd  (Página de enlaces)
 

 

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

Mil novecientos …


015-henri-cartier-bresson-theredlist
Fotografía de Henry Cartier-Bresson
04 mayo 2015
 
Paseaba por La Huerta y me daba cuenta al ver sus casas sus caminos y su gente, que hay parte de esa España antigua que sigue,  irrenunciablemente, en pie; puertas y ventanas de madera con finos cristales, anunciando una época en que las puertas de las casas estaban siempre abiertas; casas con fachadas inclinadas, que milagrosa y sabiamente siguen pie; un lugar donde las gentes saludan al cruzarse en el camino y donde la abuela sigue barriendo la acera y el camino frente a su puerta como si fuera lo último que tuviera que hacer en vida; no hay niños, ni se oye ruido alguno más que el de los pucheros de esas,  seguro, viejas cocinas de donde se deja escapar ese nostálgico olor a caldo, olor a olleta, olor a hogar … una mujer me pregunta: ¿Oiga … es usted del Ayuntamiento  … o del Periódico  … verá … en Navidad le dijimos al Pedáneo que el agua nos salía turbia y que la ropa no se quedaba blanca y, además,  mis nietos cuando vienen enferman de la tripa … ¿Puede usted hacer algo? – Claro, claro que lo haré  … no se preocupe …
 
Volví sobre mis pasos, hablé con el Alcalde Pedáneo y me orientó el problema a que debiera entender que lo que no entienden esos viejos es que ya no viven en mil novecientos cincuenta y que deben cambiar las tuberías del agua … pero a mi me sonó a excusa, a político despreciando el voto inútil  … pero a mi, que amanecí en esos maravillosos y añorados mil novecientos y pico, me devolvió a la cruel realidad de los dos mil y a la de tener que convivir con esos tipejos que dicen ser nombrados por el pueblo y que se erigen en salvadores de una Patria que no es otra cosa, (la Patria),  que la de su propio rancho … a costa de quien solo sueña con lo que quiso ser como pueblo y que sólo la actitud de unos miserables que se hacen llamar políticos se lo ha impedido.
 
Un buen amigo de La Huerta … con toda su afable inocencia, me pregunta con respuesta obvia para cualquiera, menos para él,  para ellos … ¿Y qué podemos hacer nosotros, Enrique?  – No se lo enseñaron, al Poder nunca le interesó hacerlo.
 
Enviado desde mi Note 4
 

 
Enrique Tarragó Freixes  –  (etf-etc-etl)

 Esta bloguería se publica, a la vez, en: http://bit.ly/1tVhOPd  (Página de enlaces)
 

 

 
 
 
Publicado en Uncategorized | 6 comentarios